miércoles, 30 de diciembre de 2015

Que nadie espere que cambie.

Peco
de exceso de sinceridad,
de hablar libre sin tabúes
y de no mentir jamás.

Perdóname si te he incomodado en algún momento.
Prefiero aguantar los golpes
a callar o a tratar de engañarme a mí mismo.


Dejaré que mis ojos sigan hablando por mí,
que mis gestos delaten mis propósitos,
y seguiré insistiendo en aquello(s) en lo(s) que creo.


Quizás no me viniera mal una pizca de malicia,
pero prefiero llenar la cabeza con sueños y esperanzas.


Acéptame así, porque no sabría ser de otra manera.


Ni quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada